La Junta estudia cambiar horarios a ocio nocturno para ofrecer otros servicios

El alcalde de Burgos, Daniel De La Rosa, ha admitido que reconoce la situación difícil por la que está atravesando el sector de negocios de ocio nocturno por toda la situación de la pandemia. Aunque al igual que el resto de los alcaldes de la Comunidad, ha decidido priorizar al sistema de salud por delante de cualquier otra circunstancia.

Es por ellos, que basándose en la falta de decisión en toda España sobre el cierre definitivo de los locales nocturnos, la Junta procederá a estudiar y revisar el reglamento en vigencia, observando la licencia que tenga cada bar especial, pubs, local de baile y discoteca, estos pudieran prestar servicios diferentes a los que usualmente ofrecen, tales como cafetería, cervecería o restaurantes. De esta forma se evita caer en el agravio comparativo entre tales locales, aunque tengan otro tipo de licencia y cambien sus horarios de trabajo.

De La Rosa ha afirmado que no se puede criminalizar a los locales de ocio nocturno, culpándolos de los contagios recientes, a su vez que ha saludado el comportamiento ejemplar y acomodado a la situación que han tenido la mayoría de los hosteleros en Burgos respecto al tema sanitario.

Dentro de las decisiones tomadas en la Comunidad, se conoció que la Junta ha solicitado a todos los Ayuntamientos, que pongan en marcha todas las medidas necesarias para contener los brotes. Siendo así, el Consistorio trabajará en conjunto con Protección Civil para generar conciencia a los más jóvenes para aplicar medidas en fin de evitar contagios.

En el mismo orden, el alcalde De La Rosa le ha solicitado a la Junta que aclare cuales son los términos para calificar a un evento como multitudinario o no, y anunció que para todo evento social que se considere numeroso, el Ayuntamiento delegará su aprobación a la Delegación Temporal de la Junta, al mismo tiempo que se mostró partidario de declarar el “Estado de Alarma Autonómico” de considerarse necesario, aunque tiene dudas sobre el componente jurídico de dicha orden si se aplicase.

Respecto a los brotes, el alcalde indicó que existen cuatro zonas básicas de salud en riesgo de caer en confinamiento, estas son Comuneros, San Agustín, Santa Clara y José Luis Santamaría, admitiendo que la situación si es preocupante pero no llega a los niveles de hace unos meses.

Referente a las denuncias contabilizadas, el alcalde reseñó que la Policía Local ha recibido desde julio y lo que va de agosto, un total de 166 denuncias relacionadas al uso de la mascarilla, bien sea por el mal uso o por negarse a usarlas. También van 57 denuncias de concentraciones grandes de personas, en su mayoría relacionadas al famoso “botellón” entre jóvenes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies