Gobierno afirma disposición de pactar con el PP en varios ámbitos

El Gobierno del presidente Sánchez, ha iniciado una flexibilización en sus posiciones de cara a la aprobación de los Presupuestos del Estado para el año 2021, esta acción es clave para enfrentar las graves dificultades que se avecinan en lo económico producto de la pandemia, además para la justa distribución de las ayudas que provengan de la Unión Europea que sirvan para impulsar la recuperación de todos los sectores económicos y sociales gravemente afectados por la crisis pandémica.

Parece evidente, que no ha sido suficiente “suavizar” sus nexos ideológicos con su principal aliado gubernamental, Unidas Podemos, necesita de todos los aliados posibles para lograr el ansiado acuerdo por las cuentas públicas del año próximo.

El gobierno de Sánchez- Iglesias, enfrenta algo llamado “vetos cruzados”, que se refiere a la incompatibilidad entre las fuerzas de la coalición en el gobierno y los partidos de la oposición. Esto hace sin duda, imposible la aspiración del Ejecutivo de lograr el acuerdo para los Presupuestos Generales del Estado en el 2021.

El principal partido opositor, el PP, es una ficha clave en esta jugada en el Parlamento, los “populares” han afirmado en más de una oportunidad que están dispuestos a cerrar un acuerdo y pacto con el PSOE, solo si el presidente Sánchez rompe sus amarras con Unidad Podemos, y los secesionistas, y se una con fuerzas constitucionalistas y defensoras del espíritu de la Transición y de la Constitución del 78.

Bajo este contexto, el presidente de Gobierno ha barajeado la posibilidad real de acuerdos con el PP en los ámbitos, económico, salud y social. Así propiamente, Sánchez se lo ha hecho saber al portavoz del PP en el Senado, Javier Maroto, a quién le afirmó que si el PP hace un alto a las “broncas” y a la “crispación”, él “recoge el guante”  y habría posibilidades de entenderse.

El presidente Sánchez afirmó: “Si quieren apelar a la unidad, el Gobierno de España recoge el guante y, claro que sí, estamos dispuestos a hablar, dialogar y acordar con vosotros”.

Para demostrar su credibilidad, el presidente está dispuesto a promover una comisión mixta, Congreso – Senado, que se encargue de una investigación sobre lo sucedido durante esta pandemia y determinar por qué España no estaba preparada, y además aportar ideas para blindar mejor al país en el futuro frente a situaciones similares.

Mientras estas propuestas se manejan en el interior del debate, otras fuerzas políticas dentro de la coalición, hacen públicas sus desavenencias con otras, por ejemplo, ERC, quienes han mostrado su completa “incompatibilidad” con Ciudadanos, y han advertido al Ejecutivo que todo acuerdo que involucre a esta organización, choca con su apoyo.

Una acción más prudente, han tomado los vascos del PNV, quienes han afirmado que si bien ellos no tienen ninguna afinidad con Ciudadanos, no van a apresurarse a comprometer su apoyo sin antes analizar las propuestas que finalmente lleve el Gobierno al Congreso, aunque anuncian estar dispuestos a negociar.

Por su parte VOX, siendo la tercera fuerza en la Cámara, también se ha mostrado resistente a una negociación que implique a los partidos de izquierda que ellos han considerado “radicales” y “enemigos de la democracia”.

La mesa está servida, las negociaciones son una necesidad y el Ejecutivo debe hilar fino para mantener la estabilidad y lograr sus objetivos en beneficio de España.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies