Altas cifras de accidentes por animales en Burgos

Recientemente, ha sido muy común observar accidentes automovilísticos donde hay involucrados animales, se han contabilizado casi 100 muertos y más de 200 heridos en los últimos años. Las estadísticas muestran en un 30% jabalíes en vías como causantes de los accidentes, otro 30% perros y un 17% ciervos como los más comunes protagonistas. Las provincias con mayor incidencia son Soria, Burgos y Guadalajara, aunque otras provincias se han sumado en estos meses producto del confinamiento absoluto.

En las semanas recientes, fueron muy populares los avistamientos de animales salvajes, no solo en ciudades en España sino en otras localidades del mundo, ciervos, jabalíes, se han acercado a centros urbanos poblados, e incluso en playas se han observado delfines y tiburones. Esto se produce ante la falta de presencia humana, ya que la mayor parte de los urbanismos están en pleno hábitat de estos animales.

Pero a su vez, en las carreteras españolas se han registrado muchos accidentes de tránsito, sobre todo entre otoño e invierno, y según reportes de tráfico, 88% de los conductores han manifestado encontrarse con animales en las vías, y el 57% han tenido algún accidente producto del encuentro. Sin lugar a dudas representa algo de importancia.

Los accidentes con animales pueden tener dos resultados, ninguno de los dos deseables; primero el atropellamiento del animal, ya que puede generarle traumas severos e incluso la muerte; además de problemas legales si el animal le pertenece a otra persona, y segundo un accidente grave en el vehículo, ya que al momento del impacto el coche puede sufrir abolladuras importantes, además por intentar esquivar el golpe se puede sobrevenir algún movimiento más brusco con el vehículo que genere un accidente peor.

Prevenir estos accidentes

Lo más sensato para prevenir estos accidentes, es evitar conducir de noche en zonas deshabitas, con alta vegetación y de cacería. Y si tenemos que hacerlo, colocar faros antiniebla delanteros, ya que en la noche se limita bastante la visión y esto nos permitiría ver al animal con anticipación.

También moderar las velocidades, evitar al 100% los volantazos, además adaptar al coche a todo tipo de maniobras al conseguir un animal. Por ejemplo, si es pequeño tal vez no convenga mucho esquivarlo, pues se puede chocar con un árbol o salirse de la calzada.

Así mismo, no podemos dejar de mencionar los ecoductos, que son puentes de paso de la fauna silvestre sobre carreteras y líneas de ferrocarriles, acondicionados con vegetación y así facilitar el tránsito de animales, evitando así un alto porcentaje de accidentes. En Suecia este mecanismo ha reducido los atropellamientos a animales en un 70%.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies