Madrid, la eterna heroína de Almodóvar

Abierto al mundo, lleno de vida y drama, la capital española adoptó a Pedro Almodóvar cuando dejó su pueblo en Extremadura a los 18 años. En los años ochenta, el joven director se convirtió en uno de los principales representantes de la movida, el movimiento clandestino de liberación artística y sexual que conmovió a la España posfranquista. Frente a su cámara, la capital es el lugar de los placeres y de todos los excesos. Almodóvar filma sus lugares y monumentos emblemáticos: Marisa Paredes y Juan Echanove pasean por una plaza mayor desierta en La Fleur de mon secret ; Penélope Cruz da a luz en un autobús cerca de la Puerta de Alcalá en En chair et en os

Abismo del cine de oro

Pedro Almodóvar también recorre barrios populares. Una de las escenas de su última película Douleur et Gloire, en competición oficial en Cannes, tiene lugar en el Cine Doré, un bello edificio modernista construido en 1923, en el barrio de Antón Martín. En este cine, que alberga la Cinemateca Española, el público espera en vano la conferencia del director Salvador Mallo, interpretado por Antonio Banderas, que está ocupado tomando heroína con su actor. Este abismo en forma de guiño nos recuerda que, para Almodóvar, Madrid es sinónimo de cine, y que su cine es inseparable de Madrid.

Reuniones perturbadoras en el Parque del Oeste

El personaje principal de Douleur et Gloire reside en un rico apartamento en el Paseo del Pintor Rosales, una avenida burguesa que bordea el Parque del Oeste. Desde su ventana, observa su gran amor por la juventud, que no veía desde hacía treinta años. Muy popular entre los madrileños que vienen a ver la puesta de sol, este parque, cerrado a los coches los fines de semana, alberga un antiguo templo egipcio, un funicular, un río artificial y un búnker de guerra civil. También es un lugar de encuentro para travestis y transexuales, muy presentes en la filmografía de Pedro.

Los secretos revelados en el Bar Museo Chicote

Inaugurado en 1931 por un ex barman del Ritz, este bar de cócteles, uno de los primeros de la capital, es una institución. Situado en el corazón de la ciudad, en la Gran Vía, ha acogido a las figuras más famosas del panorama cultural madrileño a lo largo de los años, desde Lola Flores hasta Manolete y Ava Gardner, antes de convertirse en un lugar de culto de la movida. En Etreintes brisées, es en una de sus mesas donde Judit (Blanca Portillo) revela a su hijo el secreto que guardó durante catorce años. Bonito menú de cócteles (10 €) y varias tapas.

Canto local en Tablao flamenco Villa Rosa

En una de las famosas escenas de Talons aiguilles, Letal, travestido interpretado por Miguel Bosé, interpreta la canción Un año de amor, en este típico cabaret madrileño, con paredes cubiertas de madera, frescos y cerámica que representan escenas de danza popular. Situado en la bella plaza de Santa Ana, en el corazón del barrio de Las Letras, ofrece espectáculos de flamenco todas las noches, para ver mientras se toman tapas (jamón crudo, croquetas, tortillas….).

Secuencia en caliente en Conde Duque

Vamos, dame agua, dame agua…” En esta memorable escena de La Loi du désir, Tina (Carmen Maura) se coloca bajo la lanza de agua de un agente de limpieza para refrescarse en una calurosa noche de verano. La secuencia fue rodada aquí, frente al antiguo cuartel del Conde Duque, un edificio del siglo XVIII completamente renovado, que alberga actualmente un centro cultural y un museo de arte contemporáneo con una variada programación (exposiciones, conciertos, obras de teatro, talleres….).

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies